Un seguro de vida es la muestra más desinteresada de tu preocupación por la gente que te rodea. Ninguna entidad financiera puede obligarle a contratar con ellos.