Se trata de los seguros que van dirigidos a las pequeñas y medianas empresas en las que se llevan a cabo algún tipo de transformación de materias o bien se almacenan y distribuyen mercancías.

Es un seguro en el que se cubren los daños materiales al edificio y/o al mobiliario, a la maquinaria y a las mercancías derivados de múltiples circunstancias y que se engloban dentro de un mismo contrato: el incendio, la explosión, los daños por agua y el robo, entre otras.

También acostumbran a incluirse los daños ocasionados a otras personas o bienes por la actividad del asegurado en el ejercicio de su actividad industrial o, lo que es lo mismo, la Responsabilidad Civil de la empresa.